ETIAS (SEIAV) FRANCIA – DETALLES DE VIAJE Y ETIAS PARA FRANCIA

 

Resumen del País

Francia es un país perteneciente a la Unión Europea situado en el corazón de Europa, el territorio más grande de Europa occidental. La capital, París, se considera una "ciudad global" y es una de las más pobladas del continente europeo.

Francia es parte del territorio de Schengen y se encuentra entre los países más ricos y desarrollados del mundo. En Europa, ocupa el tercer lugar entre las economías mas fuertes del continente, superado solo por Alemania y el Reino Unido. A nivel mundial, Francia es la sexta economía más grande, después de Estados Unidos, Japón, Alemania, la República Popular de China y el Reino Unido.

La población francesa tiene una alta calidad de vida, buenos indicadores sociales y el ingreso per cápita es uno de los mejores del mundo. La constitución francesa otorga el derecho al culto, por lo tanto, varias religiones se practican en Francia, entre las cuales el catolicismo (mayoría), el islam, el protestantismo y el judaísmo son los más difundidos. Aunque el idioma oficial es el francés, en el país se hablan otros dialectos, como el catalán, el bretón, el corso, el occitano, el provenzal, el vasco y el alsaciano.

 

Viajar a Francia

Francia es uno de los países más visitados del mundo y recibe un promedio de 75 millones de turistas extranjeros cada año, un 20% más que la población Francesa. Muchas son las razones que hacen de Francia un destino turístico popular: la cocina refinada, los vinos increíbles, la variedad de paisajes que van desde las altas montañas a las playas de arena. Además de eso, también está el rico y conservado legado cultural y arquitectónico heredado del período galo-romano, medieval y renacentista.

Los itinerarios turísticos para visitar Francia son muchos y diversos, y van más allá de unos días en París. Uno puede elegir ver la glamorosa Riviera al sur o las costas históricas de Normandía y Bretaña en el Atlántico. En el noreste se encuentran los viñedos y catedrales de la región de Champagne, mientras que a lo largo del valle del río Loira se encuentran hermosos castillos, como Villandry, Chambord y Amboise.

Dado que Charles de Gaulle es uno de los principales aeropuertos europeos, muchos estadounidenses eligen a Francia como su puerto de llegada a la UE. Como Francia es un Estado miembro de Schengen, los visitantes estadounidenses disfrutan del acuerdo de exención de visa y viajan por todo el país hasta por 90 días.

 

ETIAS para los Ciudadanos Estadounidenses que viajan a Francia

Como uno de los miembros fundadores de la Unión Europea en 1958, Francia también formó parte de la coalición (Bélgica, Alemania, Países Bajos y Luxemburgo) para firmar el Acuerdo de Schengen en 1985. Este acuerdo llevó a la creación del Área de Schengen en 1995.

Francia ha sido un actor importante en la formulación de políticas de la UE y Schengen, y después de haber sido objeto de una serie de ataques terroristas en 2015 y 2016, el gobierno francés se vio obligado a encontrar soluciones para mejorar la seguridad interna. Como también ocurrieron ataques en Bélgica, Alemania y otros países miembros de la UE, la Comisión Europea comenzó a discutir la introducción de un nuevo sistema de inmigración.

Entre las medidas consideradas, SEIAV o el Sistema Europeo de Autorización de Viajes e Información ofrece los mejores medios para mejorar el control de las fronteras y gestionar la inmigración ilegal. Francia y todos los otros 28 países Schengen aprobaron el nuevo sistema en 2016, pero solo comenzará en 2021.

El SEIAV será similar al ESTA estadounidense o la ETA canadiense, y requerirá que los viajeros soliciten una autorización electrónica antes de partir hacia Francia a cualquier otro Estado miembro de Schengen. Sin embargo, esta nueva política de inmigración de Schengen solo será válida para los ciudadanos de los países que forman parte del acuerdo de exención de visado de Schengen, como Canadá, Nueva Zelanda, Japón, etc.

Cualquier titular de pasaporte que no esté enlistado deberá solicitar una visa francesa en el consulado o embajada de Francia en su país de origen. En cuanto a los ciudadanos de Gran Bretaña, que no forman parte del Área Schengen, las normas de viaje se definirán una vez que se lleve a cabo el BREXIT.